Se complica la situación de la jueza Pozzer Penzo tras la aparición de chats del pasero Alfredo Moreno

FUENTE: NOVA CORRIENTES

La cuestionada jueza federal de Corrientes, Cristina Pozzer Penzo, que ya cuenta con una docena de denuncias en su contra por corrupción y connivencia en el armado de causas junto a fiscales subrogantes, ahora parece haberle llegado la hora de la verdad, tras la aparición de los chats entre Alfredo Moreno y su marido, José Monti, que habían desaparecido misteriosamente de la causa que mantiene cautivo y sin fecha de juicio oral al pasero libreño.

Alfredo Moreno presentó tiempo atrás una denuncia penal en Fiscalía Federal contra la jueza Cristina Pozzer Penzo, su marido José Monti y los fiscales Fabián Martínez y Miriam Benítez tras una sugestivacompra electrónica y el encargo a los pasadores de frontera que dejen los productos en la casa de la suegra de Pozzer Penzo en la Ruta 117, que según admiten los vecinos de Paso de los Libres, fueron a parar por triangulación a la mansión de Lavalle que construyó la jueza a la entrada de Goya valuada en 3 millones de dólares.

Casualmente a Goya fue transferida como jueza subrogante desde el 31 de octubre de 2018, huyendo de las presiones judiciales que pesaban en su contra. La  denuncia, que movilizó al Consejo de la Magistratura a investigarla y a pedir el expediente, viciado de nulidad, motivó una exhaustiva búsqueda que dio como resultado descubrir cómo en forma sugestiva los fiscales y la PSA encargada de transcribir las escuchas telefónicas del señor Moreno, casi como por arte de magia, fueron borradas y eliminadas para parcialmente proteger a la Jueza.

Al confirmar que los chats de pedidos a los pasadores eran de José Monti, marido de la jueza Pozzer Penzo, y que los artículos electrónicos (Aires Acondicionados, Tomógrafos, Ecógrafos, entre otros) iban a la casa de la jueza y a la clínica de su propiedad, los ciudadanos de Paso De Los Libres comenzaron a atar cabos ante tantas denuncias y cuestionaron, entre tantas rarezas, cómo la jueza que hace 2 o 3 años tenía un Chevrolet Corsa y alquilaba una casa en el Barrio Militar, ahora, dispone de una mansión en Lavalle, una camioneta costosísima cedida por la concesionaria ”Alta Gama” y una clínica propia, además de una vida ostentosa con sendos viajes a Europa a pesar de contar con un simple sueldo de jueza federal. 

Según una investigación del Consejo de la Magistratura “todo emana de la sociedad que la jueza mantenía con los fiscales, la concesionaria de autos Alta Gama, de la corrupción y del armado causas deteniendo a ciudadanos de Paso de los libres para tapar sus ilícitos juntos a la PSA, Gendarmería, fiscales subrogantes y las policías departamentales”. 

Asimismo al fiscal general de Corrientes, Carlos Adolfo Schaefer, se lo acusa de hacer la vista gorda ante la gran cantidad de denuncias y negarse a investigar a la jueza, y potencial socia de negocios.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *