Apuñaló a un hombre por un cordero y el Tribunal lo condenó a 6 años de prisión

Por: Ignacio Villanueva para http://confirmado.com.ar

El hecho, fue en el 2014 en la intersección de Alem y Entre Ríos. Un hombre acusó a otro de haberle robado un cordero, y le asestó una puñalada con un arma blanca, perforándole el estómago, y cortando el intestino en dos tramos. La víctima pudo salvarse por la atención en el Hospital San José. Para la defensa, las heridas que recibió la víctima “en ningún momento pusieron en riesgo su vida”. Para el Fiscal el acusado actuó con “dolo”, y se encuentra comprobada “la materialidad de los hechos”. Finalmente el TOP lo halló penalmente responsable del delito de HOMICIDIO SIMPLE EN GRADO DE TENTATIVA.
El hecho ocurrió en inmediaciones de la calle Leandro N Alem y Entre Ríos, el 9 de Febrero del 2014, estimativamente a las 21:30 hs. 

En esa oportunidad Esteban Lesse, iba acompañado de Sandra Barrientos, caminando por la vía pública, momento en que José Pereyra, a quien días atrás se le habría sustraído un animal ovino de su propiedad, intercepta e increpando a Lesse en tono amenazante le dice “DONDE ESTA MI CORDERO”, a lo que Lesse sorprendido le contesta no saber de qué se trataba el reclamo.

En ese momento Pereyra, sin más palabras, le asesta una puñalada con el cuchillo que portaba, el cual era tipo carnicero, con cabo de madera y hoja de 20 cms de longitud, en la zona abdominal con intenciones de dar muerte a Lesse.

Producto de ese accionar con el arma blanca, Lesse recibió una herida cortante penetrante que habría cortado en dos tramos el intestino, y perforado el estómago del mismo, generando consecuencias de carácter grave.

Pereyra declaró ante el Tribunal y reconoció que conocía a la víctima, quien vivía cerca de su casa.

Expresó “que cuando falleció mi padre, yo le dije al hermano de él y a él (por Lesse), que cuando ellos necesitaban algo que me pidan, que no me roben nada, porque cuando vivía mi papa, yo trabajaba en Corrientes, ellos siempre robaban gallinas, patos y gansos, entonces cuando falleció él, yo les dije no me roben nada porque yo los voy a denunciar y a cagar a garrotes, así le dije”.

Prosiguió brindando su versión de los hechos, “esa misma noche ellos estaban de música ahí (por sus vecinos), conversando, y yo me fui por atrás de la casa, por el pastizal, y siento que el cordero estaba balando en la casa de ellos, entonces vuelvo a mi casa, cuando escucho que balaba el cordero, pongo el cuchillo en mi bolso, y me voy porque estos me van a querer hacer algo, si les reclamo me van a querer lacear. Es así que los encontré con la señora (Sandra Barrientos), y le dije ¿POR QUÉ ME ROBASTE MI CORDERO?, y él me contestó TE VOY A CAGAR A TROMPADAS, y ahí fue cuando le hinqué a él, porque me dijo eso”.

Luego relató la circunstancias en que lo encontró la policía, “yo estaba en casa sentado afuera cuando llegó la policía, el oficial que fue yo no me acuerdo el apellido me preguntó si escuché discusiones por ahí, porque le dijeron que le habían hincado a alguien, pero él ni sabía cómo me llamaba, me dice le hincaron a tu vecino, a no, yo no era le dije”, inmediatamente se contradijo y afirmó “yo le hinqué porque me robó un cordero, y ahí me dice, bueno, vos estas detenido, me torció el brazo y me esposó, y ahí me dijo dónde está el cuchillo, y le dije arriba del techo”.

Durante el debate, el Presidente del Tribunal le exhibió el cuchillo que se encuentra secuestrado, a lo que el imputado lo reconoció como el arma con la que atacó, y agregó “esa arma era de mi papá”.

Uno de los miembros del Tribunal, le pregunta si en algún momento fue agredido por Lesse, respondió que no, y suelto de cuerpo minimizó la agresión, diciendo “le hice así nomás, un corte nomás”.

La pareja de Lesse, Norma Barrientos, expresó en la audiencia “nos disponíamos a ir a comprar algo para la cena, fue entonces que nos cruzamos con el hijo de Gamboa, quien es de apellido Pereyra, este sujeto le dijo a mi marido “¿DONDE ESTA MI CORDERO?”, a lo que Esteban le contestó sorprendido “¿Qué CORDERO?”, fue entonces que esta persona, sin mediar palabras, le pegó una puñalada en el estómago, y ahí mi marido salió a correr, y el otro hombre me preguntó nuevamente donde estaba el cordero, a lo que yo contesté que no sabía, y que por que no iba hacer la denuncia y venía con la policía directamente en vez de hacer lo que estaba haciendo y ahí le pregunté por qué le hincó a Esteban, y me dijo que le iba a matar a él y a mí también”.

Norma Barrientos aseguró que su esposo estuvo siete días internado en el Hospital San José. Añadió que “las heridas sufridas lo imposibilitaron a realizar sus tareas habituales, y ante la pregunta formulada por uno de los miembros del Tribunal, sobre cuánto tiempo se encontró así, contestó “casi dos meses estuvo en reposo, estaba en una silleta”.

El querellante, en su alegato, sostuvo que “Barrientos tuvo intenciones de dar muerte, provocando con su accionar una herida de arma blanca, que cortó en dos tramos el intestino y perforó el estómago del mismo con lesiones de carácter grave”.

La querella considera acreditado el hecho por la declaración del imputado, al reconocer el día del hecho, como así también el accionar contra Lesse, y el chuchillo, con el que perpetró la agresión.

Por otra parte, hizo hincapié en la reincidencia, antecedentes, del acusado, quien fue condenado anteriormente en dos oportunidades, una pena de nueve años de prisión, por un Homicidio Simple (2005), y otra pena de un mes por el delito de Robo (2010).

A su turno, el Ministerio Público Fiscal, alegó que Pereyra, hizo caso omiso a la voz de alto de la autoridad policial, “intentando darse a la fuga por un sector de maleza o monte, y en su trayecto trató de descartar el arma blanca con la que produjo las heridas al Sr. Lesse”.

En sus fundamentos, el Fiscal entendió que “la materialidad de los hechos, la autoría y responsabilidad penal de Pereyra, se encuentra acreditada con el grado de certeza”, asimismo argumenta que el acusado “actuó con dolo, eligiendo el medio para inferir heridas, un cuchillo machetín de 20 cm de longitud aproximadamente”.

El Fiscal solicitó la pena de 6 años, para el acusado, y que se tenga en cuenta los antecedentes penales que pesan sobre el encartado.

La defensora oficial de Pereyra, argumentó que “no hubo riesgo de vida inminente” por las heridas provocadas, amparándose en los dichos del médico de la policía, Dr. Vizcaìno, quien manifestó en el juicio que “tanto las vísceras como el estómago no son órganos que puedan poner en peligro la vida si son lesionados”.

En un intento forzado de defensa, alegó que “a lo mejor fue el movimiento que justo ahí le ocasionara la lesión”.

En cuanto a lo manifestado por el Ministerio Público Fiscal, que Pereyra no realizó ningún auxilio a la víctima, la defensa expresó “no fue tan así, ya que Lesse, cuando fue herido salió corriendo hacia la casa de su madre, en ningún momento se quedó en el lugar, ni dio la oportunidad a que mi defendido lo asista”.

Por último solicitó que se le imponga el término medio de la pena para las lesiones graves.

Finalmente el Tribunal Oral y Penal, presidido por el Dr. Gustavo Ifran, y acompañado como vocales por los Dres. Marcelo Pardo, y Marcelo Fleitas, condenó de forma unánime, a la pena de 6 (seis) años de prisión a José Pereyra por encontrarlo penalmente responsable del delito de “Homicidio Simple en Grado de Tentativa”.

Fuente: Confirmado.com.ar

Por Ignacio Villanueva

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *